Disfunción eréctil - problemas de erección

La Disfunción Eréctil (D.E.) es la incapacidad para conseguir o mantener una erección satisfactoria para el coito y es causada por varios motivos, de naturaleza psicológica o física.

Sin embargo, esto no significa tener algún tipo de problema de fertilidad, de eyaculación o de orgasmos. Aunque los riesgos de padecerla aumentan con los años, no es una consecuencia inevitable del envejecimiento.

La prevalencia es del 52% en varones de 40 a 70 años. Sin embargo, los varones pueden disfrutar de la actividad sexual durante toda la vida; aunque la cantidad y la fuerza del eyaculado y la tensión muscular se reducen, la disfunción eréctil no es un proceso inevitable en relación con el envejecimiento.

Causas

En pocas ocasiones la D.E. es Primaria, cuando el hombre nunca ha conseguido ni mantenido una erección suficiente para esa penetración, y se suele deber a factores psicológicos (culpa sexual, miedo a la intimidad, depresión, ansiedad) y en menos ocasiones a factores biológicos.

La D.E. Secundaria se produce cuando un hombre que podía conseguir y mantener una erección ya no puede hacerlo.

Una D.E. transitoria de cualquier naturaleza puede determinar dificultades psicológicas secundarias que complican el problema. La D.E. puede depender de las situaciones, afectar sólo a determinados momentos, lugares o parejas, asociarse a un sentimiento de derrota o autoestima dañada. Los factores psicológicos que pueden asociarse con las enfermedades orgánicas pueden ser tanto la causa como la consecuencia de la D.E..

Trastornos afectivos

La causa psicológica principal de la D.E. es la inseguridad. Ésta puede venir provocada por los conflictos de pareja, problemas con la propia imagen, baja autoestima, estrés, problemas en el entorno social o laboral, factores del desarrollo y la educación social, problemas de identidad sexual, eyaculación precoz, trastornos del deseo sexual, ansiedad de rendimiento y actitud de espectador, depresión, ansiedad, psicosis, etc.

Trastornos vasculares: La causa principal de problemas vasculares que pueden determinar D.E. es la arterosclerosis de las arterias penianas. Con el envejecimiento y las patologías asociadas (arterosclerosis, hipertensión), disminuye la dilatación de las arterias y la relajación del músculo liso, reduciéndose así la cantidad de sangre que entra al pene. Las enfermedades que aceleran la arterosclerosis (diabetes, tabaquismo, hipertensión) aumentan su prevalencia.

Trastornos hormonales: Los problemas hormonales (aumento de prolactina, hipotiroidismo e hipertiroidismo) pueden determinar una disfunción eréctil.

Uso de fármacos: Los fármacos producen un 25% de los casos.

Trastornos neurológicos: Los trastornos neurológicos (ictus, convulsiones del lóbulo temporal, esclerosis múltiple, disfunción sensitiva y autónoma, lesiones medulares) suelen ser causa de disfunción eréctil.