Cómo tratar la eyaculación precoz

Curar la eyaculación precoz es posible. La clave es acudir al sexólogo sin dejar pasar mucho tiempo desde la detección de la disfunción y seguir con paciencia y seriedad los ejercicios que te marcará en la terapia el especialista de Psico-Impronta.

Por Manuel Fló

Es un problema muy común entre los hombres. Según las estadísticas solo la mitad lo reconocen, pero en realidad afecta al 30% de los europeos. Y las cifras van subiendo, porque una de las causas de esta disfunción sexual es el estrés y la ansiedad, causados por el ritmo de vida de la sociedad actual.

Se considera eyaculación precoz cuando el hombre tiene el orgasmo muy rápido, en menos de un minuto en los casos más graves, y hasta cuatro minutos para los casos leves. En algunas excepciones esta disfunción sexual tiene su origen en motivos físicos, pero la mayoría de casos son de causa psicológica: por la ansiedad ante la relación sexual, porque se estimulan demasiado rápido, por los nervios… Entonces el corazón se acelera y envía más sangre a la zona genital, con lo cual las sensaciones son enseguida muy intensas y la explosión se produce antes.

Aunque es un problema muy común, a los hombres les cuesta solicitar ayuda, y lo cierto es que cuanto más tiempo pase hasta acudir al sexólogo, más tiempo llevará el tratamiento y el ponerle remedio.

Existen fármacos para tratar la eyaculación precoz, pero tienen efectos secundarios y en muchas ocasiones una terapia bien planteada basta para solucionar la disfunción. El tratamiento consiste en conseguir que el hombre se excite más lentamente, con varios ejercicios, que incluyen la relajación, la parada y el arranque de Semans (que consiste en estimular el pene y parar justo antes de la eyaculación) y los ejercicios de Kegel (destinados a reforzar la musculatura de la zona pélvica).

El uso de preservativos con efecto retardante, que son más gruesos y disminuyen las sensaciones para poder aguantar más tiempo, también puede ayudar en el tratamiento de la eyaculación precoz. Otra de las técnicas es masturbarse antes del acto sexual, pero ésta debe llevarse a cabo bajo la recomendación del sexólogo, porque puede ocasionar el efecto contrario.

La terapia de la eyaculación precoz que te propondrá tu sexólogo en Barcelona, el especialista de Psico-Impronta, seguramente se hará en pareja y tendrá una duración variable, en función de la gravedad del problema. Las sesiones normalmente se hacen cada semana o cada quince días, en un ambiente agradable y distendido.

Etiquetas
  • eyaculación precoz
  • disfunción sexual
  • sexualidad
  • estrés
  • ansiedad
  • sexólogo Barcelona
  • terapia en pareja
  • masturbación